Compartir

El viernes la lira turca alcanzó una depreciación del 40% frente al dolar, la inyección por parte del Banco Central de Turquía (TCMB) no salvó ni la divisa ni al Ibex 35 de los números rojos, que cayó un 0.75% por el comportamiento de la banca en bolsa. 

La entidad que más ha sufrido las consecuencias ha sido BBVA, que sufrió una bajada de 3.23%, lo que supone que acumula un descenso del 23% en el precio de su acción desde enero de este año. Aunque la entidad vasca es el más afectado, no es el único. Banco Santander, Caixabank, Bankia… en definitiva, todo el sector sufre en Bolsa con la crisis de la lira.

El banco turco anunció una partida de 6.000 millones de dólares al sistema financiero del país para garantizar la liquidez de los bancos y frenar el desploma de su divisa. Esto solo calmó de forma esporádica el cambio de la lira, porque más tarde volvió a hundirse un 8.5%. De forma paralela, TCMB decidió reducir los límites de reservas de divisas permitidas a los bancos para retirar liras del mercado y dar liquidez al sistema. Con este proceso se pretendía estabilizar la moneda.

Todo el mercado europeo ha sufrido esta consecuencia, situándose el Ibex como referencia negativa por la exposición de la banca española en el negocio turco. 

Entre las empresas españolas sufridas por el descenso de la lira, encontramos en primero lugar a BBVA, como hemos dicho anteriormente, seguido de Banco Santander (2.43%) y Banco Sabadell (1.66%). En otros sectores, Mapfre cayó un 1.39%. 

Ya el Banco Central Europeo ha anunciado que permanece atento a la crisis por medio del portavoz de la Comisión Europea, Christian Spahr, que declaro ayer en rueda de prensa.