Compartir

Esta semana el equipo de la alcaldesa, Manuela Carmena, se ha reunido con los representantes de la policía municipal para negociar las nuevas condiciones laborales del Cuerpo. No se ha llegado a ningún acuerdo y además, los agentes han denunciado que el Ayuntamiento les obligará a doblar turnos por las verbenas del distrito centro. 

El discurso durante el pregón de las fiestas de San Lorenzo estuvo protagonizado por Rossy de Palma y Serigne Mbaye, miembro del sindicato de “manteros” y lateros y portavoz de Asociación de Sin Papeles de Madrid. Desde el escenario se hizo referencia al racismo insitucional  y a la actuación de la policía. Palabras que ocasionan revuelo en medio de unas negociaciones que están siendo complicadas. 

 

Mbaye se confesaba “sorprendido” de que hubieran contado con ellos para el pregón. En su discurso acabó al grito de “el barrio es nuestro. Viva Lavapiés, ningún ser humano es ilegal”. 

Un pregón que como era de esperar, ha ofendido a la policía, debido a que se ha vuelto a verter la mismas acusaciones por las que denunciaron a la concejala presidenta de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, y al portavoz del sindicato de Manteros y Lateros, Malick Gueye. El proceso judicial sigue en curso. 

El portavoz municipal del PP, José Luis Martínez Almeida ha criticado “la impunidad de los “manteros” en Madrid” porque el Gobierno municipal “hace dejación absoluta de sus funciones, con prejuicio grave para los madrileños y comerciantes. Incluso les permite ser pregoneros de las fiestas y que se insulte a la Policía Municipal”.