Compartir

Teófilo Martínez tiene 34 años y pesa 350 kilos. Debido a su peso, causado por la obesidad mórbida que padece, el joven no puede andar y tiene que recurrir a los auxilios hospitalarios. Según informa 'ABC', el hombre ingresó al hospital de Manises (Valencia) por tercera vez en un mes, aunque, ahora, el personal médico ha sugerido al paciente que se quede en casa.

La familia de Teófilo ha denunciado la desatención recibida por el equipo médico. La hermana ha contado que por el traslado del hermano han utilizado una camilla que soportaba máximo 318 kilos, que se rompió durante su traslado a la habitación. Pero, según relata, hay más. El cuerpo del joven está lleno de úlceras que todavía no se han curado y explica que ''hoy por fin le han puesto un colchón especial para las llagas, pero hasta ahora no se las habían limpiado ni tampoco le habían cambiado pese a que la cama está mojada porque pierde orina''.

En un primer momento, los médicos tenían la intención de darle de alta esta misma semana, pero hoy la Consellería de Sanidad ha comunicado que permanecerá ingresado en el centro, al menos durante el fin de semana. Además, han informado de que, en el momento que se acordará la fecha de alta, se proporcionará una ambulancia especial para que el desplazamiento del hospital al domicilio se realice sin ningun percance.

Durante su primer ingreso, tuvieron que acudir tres camiones y dos patrullas para poder moverlo, después de que los bomberos tiraran una pared de su casa para poder sacarle de su habitación.

El centro ha comunicado que no dispone de los medios adecuados para poder atender al paciente y alegan que ''está mejor en casa''. Por su parte, la familia reclama que ''necesita cuidados médicos, lo han abandonado completamente'' y, preocupada, añade que ''somos tres mujeres y no podemos moverlo. Él quiere quitarse la vida porque dice que es una carga. Andaba solo, se movía y hacía su vida, pero de repente el cuerpo se le hinchó de líquido y ya no podía andar''.