Compartir

Los impuestos prometidos por Pedro Sánchez han hecho que las grandes empresas de otros países duden si trasladarse a España desde del Brexit. Según informa 'ABC', esta medida “popular” amenaza la posibilidad de que las empresas con sede en Reino Unido trasladen sus sedes a España una vez que se consume la separación del país con la Unión Europea. 

Según informa 'El Mundo', el impuesto a la banca ha dejado de ser una prioridad para el Gobierno. Desde su propuesta, Sánchez recibió numerosas críticas desde el sector, que se ha mostrado en contra de este impuesto. 

Tal y como informa la misma fuente, los primeros objetivos del Ejecutivo será la subida del impuesto de Sociedades, la tasa Google y el incremento del precio del diésel.