Compartir

El incendio de Llunxent ya ha arrasado más de 2.500 hectáreas y todavía no ha podido ser controlado. Varias poblaciones ya han sido desalojadas, y sus habitantes han sido realojados entre campings y hoteles. 

En un comunicado publicado en su página web, el Ayuntamiento de Gandía ha solicitado “la declaración de Zona de Emergencia al Consejo de Ministros. Se ha convocado un pleno donde se pretende conseguir las ayudas para reparar los daños de carácter medioambiental y personal que se contemplan para este tipo de situaciones catastróficas.

También se ha aprobado la constitución del Cecopal (Centro de Cooperación Operativo de Emergencias Locales). Según informa el Ayuntamiento, este órgano estará formado por la Policía Local, Bomberos o Cruz Roja, entre otros.  

Además, se ha acordado la puesta en marcha de una oficina de atención a los afectados en la planta baja del ayuntamiento.