Compartir

Mariano Rajoy ya ha pedido su pensión como expresidente del Gobierno, sumándose así a las filas de otros expresidentes como Aznar o Felipe González. Tras su moción de censura y posterior dimisión como presidente del PP, Rajoy volvió a su antigua plaza como resgistrador de la propiedad en Santa Pola, para más tarde regresar a Madrid con el mismo empleo.

Según informa 'La Vanguardia' la petición está ya en curso y en las cuentas públicas del PP no hay referencias sobre la expresidencia de Rajoy, por lo que o se incrementa la partida de pensiones para estos excargos o se repartirá la que hay entre Rajoy y el resto.

Rajoy podría tener cubiertos los siguientes gastos: un coche oficial, dotación para gastos de oficina, alquiler, una escolta que él considere necesaria, y acceso libre y gratuito a todos los medios de transporte del Estado.