Compartir

Son miles los pasajeros que en los últimos años, sobre todo en las temporadas de verano, han visto sus vuelos cancelados o se han producido variaciones en los horarios de los mismos, provocando una pérdida de tiempo y de dinero. Ahora, los afectados se están movilizando para solicitar indemnizaciones a la compañía aérea Ryanair. 

Según cuenta la plataforma de afectados 'en-Colectivo', tras la huelga del 25 y 26 de julio pasado los que han tomado una acción legal contra la aerolínea irlandesa se acerca, por ahora, a una cifra de 100.000 personas. Para el viernes 10 de agosto está programada otra huelga que sumará más afectados. 

Los pasajeros se están organizado y, según informa 'La Vanguardia', optan por presentar sus reclamaciones en las asociaciones de consumidores y en despachos de abogados que avanzan demandas colectivas. 

Presentar la denuncia a la propia aerolínea no parece conveniente, considerando que hasta que acojan la solicitud de indemnización pueden pasar varios años. Puede ser este el motivo para que la plataforma online AirHelp ha calculado que “cada año casi 13 millones de pasajeros dejan más de 5.000 millones de euros en manos de las aerolíneas en todo el mundo porque sólo la mitad de los pasajeros afectados por incidencias en sus vuelos presentan las correspondientes reclamaciones”.

El abogado Felipe Izquierdo afirma que “como paso previo a la reclamación judicial, es conveniente enviar un e-mail a la compañía poniendo en su conocimiento la incidencia sufrida. Pasado un tiempo prudencial, unos 30 días, si la compañía no ha contestado o si su respuesta es insatisfactoria es cuando hay que acudir a la vía judicial”.

Según la legislación europea, las indemnizaciones más comunes son por anulación del vuelo y pueden ser de unos 250 euros hasta 600 euros. Para vuelos de hasta 1.500 km la indemnización será de 250 euros, para vuelos de entre 1.500 y 3.500 km será de 400 euros y, finalmente, será de 600 euros para el resto de vuelos.