Compartir

El gobierno del Kremlin creó noticias falsas en el referéndum ilegal de Cataluña en 2017, en un intento de desestabilizar otra democracia occidental. Estas noticias beneficiaban a quienes querían que se diese la independencia ''a través de una mezcla de información engañosa y desinformación''. Por otra parte también se aprovecharon los bots que en redes sociales se dedicaban a compartir estas informaciones falsas.

El gobierno ruso ha participado de forma velada en otros procesos electorales de Occidente, como en la campaña del Brexit en Reino Unido, y todavía la investigada campaña electoral que le dio la victoria a Donald Trump en Estados Unidos. Estos procesos se llevaban a cabo mediante la publicación de noticias falsas con la que se intentaba poner a la opinión pública de una u otra parte, según convenga al gobierno ruso.

A principios de 2017, el Parlamento británico creó un comité que investigó este tipo de acciones de Moscú, advirtiendo sobre un ''fenómeno global de países extranjeros que desean influir en la opinión pública a través de la desinformación''.

Según informa 'El Confidencial', la investigación de este comité señala que el referéndum del 1 de octubre ''declarado ilegal el 7 de septiembre de 2017 y suspendido por el Tribunal Constitucional de España, por considerarlo una violación a la Constitución española de 1978, es un ejemplo de la supuesta interferencia rusa en los asuntos de otros países''.

Según declara el comité ''durante la campaña del referéndum catalán, Rusia provocó un conflicto, a través de una mezcla de información engañosa y desinformación, entre personas dentro de España y entre España y otros estados miembros de la Unión Europea y la OTAN''. ''Rusia tenía un interés especial en desacreditar el sistema democrático español, a través de las organizaciones televisivas afiliadas al Estado ruso, difundiendo propaganda que beneficiaba a quienes querían la independencia en Cataluña''.