Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo este lunes a las comunidades autónomas que si acuerdan un nuevo modelo de financiación autonómica el Ejecutivo “no será quien diga que no”.

Lo dijo en rueda de prensa en Palma de Mallorca tras el despacho con el Rey en el Palacio de Marivent, al ser preguntado por las posibilidades de que en la presente legislatura se modifique el modelo de financiación autonómica.

Subrayó que en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se trasladó a las comunidades autónomas que mientras se negocia ese nuevo modelo el Gobierno no está “parado”, sino que busca las fórmulas para mejorar la financiación de todas las comunidades.

De hecho, subrayó, la senda de estabilidad propuesta por el Ejecutivo “mejoraba y mucho” los recursos autonómicos con 2.400 millones de euros más. Expresó por ello su confianza en que, cuando se repita ese debate, en septiembre, los partidos que gobiernan en comunidades autónomas y ayuntamientos antepongan los intereses de sus ciudadanos a los “partidarios”.

Recordó también que se acordó la creación de un grupo de trabajo para evaluar las posibilidades de un acuerdo para la renovación total de ese sistema antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019.

Si pudiera materializarse ese acuerdo “el Gobierno no va a decir que no”, aseguró, pero “hay que ser realistas” y por ello prefiere centrar las energías en introducir “mejoras” al actual modelo. En todo caso, reiteró, si las comunidades están “dispuestas a llegar a un acuerdo, el Gobierno no será quien diga que no”.

En esta primera visita a Baleares como presidente del Gobierno, Sánchez tiene previsto reunirse con la presidenta autonómica, la socialista Francina Armengol, con quien comparte, aseguró, la comprensión por el “hecho insular” y su intención de hacer “todo lo que estén en nuestra mano para que más pronto que tarde se pueda aprobar” el Régimen Económico y Fiscal del archipiélago.