Compartir

Maroto hizo esta reivindicación en declaraciones a Telecinco recogidas por Servimedia, en las que sostuvo que este tipo de pena, que una mayoría parlamentaría es partidaria de derogar y que el Gobierno podría suprimir en función de cómo se pronuncie el Tribunal Constitucional respecto al recurso que está estudiando, “es una solución” para “casos extremos” como el de Santi Potros.

El dirigente popular apuntó que, si la prisión permanente revisable hubiera estado aprobada en los años 80, Santi Potros “estaría en la cárcel de por vida”, pues no ha mostrado arrepentimiento ni expresado sus condolencias a las víctimas. “Hace 30 años nadie lo planteaba”, reconoció, “pero para casos extremos como éstos hay que combatirlo antes de que sucedan, y que si suceden no salgan de la cárcel sin el arrepentimiento necesario”, y “el PSOE se empeña en oponerse y es una solución”.

Maroto reivindicó también otra de las iniciativas del PP, en este caso la ya anunciada por el presidente del partido, Pablo Casado, de aprobar una ley que “vigile” la memoria y dignidad de las víctimas e “impida homenajes a los etarras cuando salgan de sus prisiones”, puesto que, una vez derrotada ETA por la acción de los gobiernos españoles, “no sólo del PP”, y “sobre todo” de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ahora está en juego “el relato que aprendan las próximas generaciones”. Este relato, en su opinión, ha de ser que “no ha habido una batalla entre dos bandos”, sino que “había víctimas y verdugos”.

El diputado popular y exalcalde de Vitoria se refirió también a los abucheos y gritos que sufrió Casado en su visita de ayer a la ciudad, y los circunscribió a “una ridícula minoría” que, sin embargo, puso en evidencia que en el País Vasco “ya no se mata pero todavía no hay libertad”. Por último, insistió en criticar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por el inminente acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco.

Unos presos que, enfatizó, no es que ahora “tengan una importancia adicional que no tenían”, o que se hayan arrepentido de sus crímenes, sino que, de acuerdo con la interpretación del PP, se les acerca porque Sánchez “les debe un favor al PNV y Bildu” por haber permitido su investidura votando a favor de la moción de censura contra su predecesor, Mariano Rajoy.

Ante la sugerencia de su entrevistador de que convendría un pacto de Estado para sacar estas cuestiones de la confrontación partidista, Maroto contestó que, cuando se tiene un presidente del Gobierno que tiene que pagar favores, cuesta mucho hacer un pacto de Estado”.