Compartir

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu toma declaración este lunes a dos testigos protegidos de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) del 17 de agosto de 2017, tras levantar parcialmente el secreto de sumario sobre los ataques terroristas que ocasionaron 16 muertos y un centenar de heridos.

El juez de instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional continúa con la investigación manteniendo el secreto sobre las piezas relativas a las entradas y registros, las comunicaciones telefónicas, de protección de testigos y de comisiones rogatorias, para evitar que las pesquisas no tengan resultado.

Al mantener el secreto, el juez se garantiza que el resultado de las investigaciones no pueda ser analizado por las partes y preserva datos que pueden ser decisivos para la causa. El magistrado no permite, por el momento, que las partes se lleven las grabaciones del atropello en La Rambla, ni las imágenes en las que se ve a los terroristas manipulando explosivos que estallaron en una casa de Alcanar (Tarragona) el 16 de agosto. Les permitirá, sin embargo, que las vean en la secretaría del juzgado, pero sin hacer copia para evitar su difusión.

Hasta el momento, el juez ha levantado el secreto de las piezas que tienen que ver con las víctimas, los investigados fallecidos, los daños materiales, las personaciones y sobre la situación personal y patrimonial de los investigados. La causa sobre los atentados consta de 21 tomos y sigue siendo investigada en la Audiencia Nacional.

La célula se suponía compuesta por una docena de miembros, de los que ocho resultaron muertos. Otros cuatro, Driss Oukabir, Mohamed Aalla, Salh El Karib y Mohamed Houli Chemlal, que resultó herido en la explosión de la casa de Alcanar, fueron detenidos como presuntos miembros del grupo terrorista. En agosto de 2017, Andreu ordenó prisión provisional comunicada y sin fianza para Oukabir y Chemlal y puso en libertad a Aalla y poco después también dejó en libertad provisional a Salh El Karib.