Compartir

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha enviado a prisión este jueves a Ángel Boza, miembro de La Manada, por un delito de robo con violencia ocurrido el miércoles por la tarde.

Boza fue sorprendido cuando intentaba robar unas gafas de sol valoradas en casi 200 euros en el Corte Inglés del Duque. El más joven del grupo, de 26 años, se dio a la fuga en su coche e intentó atropellar a dos vigilantes de seguridad, que resultaron heridos leves.

El integrante de La Manada fue interceptado por los agentes de la Policía Local en la avenida Menéndez Pelayo cuando conducía su vehículo. Dijo entonces que había atropellado a los vigilantes porque se pusieron en medio de su trayectoria y uno de ellos golpeó el retrovisor del coche, según aseguran fuentes cercanas al caso. “Pero las cámaras de seguridad y muchas personas vieron cómo el coche salió del aparcamiento a toda velocidad por una vía inhabilitada para ello, en el sentido contrario de la marcha, ya que el carril de salida estaba ocupado por otro coche y fue en la huida cuando arremetió contra ellos”, añaden las fuentes.

No es la primera vez que Ángel Boza roba unas gafas de sol, ya lo hizo el día antes del chupinazo de los sanfermines de 2016, apenas horas antes de que fuera detenido por los abusos sexuales por los que ha sido condenado.
Ahora, Boza se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza por la presunta comisión de un delito de robo con violencia. Por el momento, la causa de instruye por este único delito.