Compartir

Uno de los miembros de la Manada, Ángel Boza, ha sido detenido este miércoles por la Policía Local de Sevilla tras robar unas gafas de sol en El Corte Inglés de dicha localidad. 

El joven, en libertad provisional desde hace poco más de un mes, sigue pendiente del recurso a los nueve años de condena que le fue impuesta por la Audiencia de Pamplona por abusar sexualmente de una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016.

En su huida, Boza trató de atropellar a los vigilantes de seguridad del centro comercial, yendo en su coche con el carné suspendido, suponiendo otro delito contra la seguridad vial.

El detenido se encuentra en comisaría a la espera de la acción policial. Los agentes de seguridad siguieron al detenido hasta los aparcamientos del centro comercial, y resultaron heridos leves en el intento de atropello.

El joven, implicado en los sucesos de Sanfermines, en el caso de violación de Pozoblanco, aunque finalmente no fue acusado de ningún delito, protagonizó una pelea en la cárcel de Pamplona cuando estuvo recluido.

En declaraciones recogidas por 'ABC', Boza ha comentado que fue un vigilante el que golpeó su coche cuando él salía del aparcamiento.