Compartir

El exjefe de la sección de control de pensiones del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha sido condenado por haber cobrado casi 600.000 euros de la pensión de su abuelo fallecido. Además, incrementó la de su padre y habilitó la de una amiga que no tenía derecho a ella. 

Según informa 'ABC', la Audiencia Provincial de Zamora ha condenado a este hombre a siete años y tres meses de prisión. La misma fuente informa de que tendrá que indemnizar con casi 550.000 al INSS por un delito continuado de estafa.