Compartir

La Guardia Civil ha desarticulado una estructura establecida en Barcelona dedicada supuestamente al reclutamiento de yihadistas, en una operación desarrollada por agentes del Servicio de Información de la Benemérita, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 1 y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Según informó el Ministerio del Interior este miércoles, han sido detenidos dos hombres acusados de reclutar individuos dispuestos a desplazarse a zonas de conflicto e integrarse en grupos terroristas. Se trata de M.B., de 46 años y nacido en Tetuán (Marruecos), y O.K., de 36 y nacido en Tánger (Marruecos).

El inicio de la operación, realizada por especialistas del Servicio de Información de la Guardia Civil, se remonta a finales de 2015 y se produjo gracias a la cooperación con servicios policiales de varios países, al detectarse la actividad en Internet de varios individuos que consumían propaganda de las diferentes plataformas asociadas a grupos terroristas.

Desde la localidad barcelonesa de Mataró extendían su actividad a las provincias de Barcelona y Tarragona. Se están realizando registros en los domicilios de ambos detenidos. Del material que se intervenga se espera obtener información relevante para esclarecer la actividad y vinculaciones de dichos individuos, así como otras posibles líneas de investigación.

CAPTACIÓN A TRAVÉS DE LA RED

El uso de la propaganda a través de Internet y de plataformas para dispositivos móviles por parte de los diferentes grupos terroristas constituye una de sus principales fortalezas tanto para la difusión de su ideario radical como para la captación de nuevos adeptos y para publicitar sus acciones.

Según Interior, ante la pérdida de territorio y potencial material, humano y financiero que el grupo terrorista Daesh afronta sobre el terreno en Siria e Irak, la difusión de propaganda y la captación de nuevos adeptos se ha convertido en una de sus principales actividades.

Desde la elevación al nivel 4 de Alerta Antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha potenciado todas las investigaciones relacionadas con este tipo de estructuras de propaganda, captación y financiación, especialmente en el ámbito del ciberespacio y con especial seguimiento de las conexiones entre residentes en España y otras personas encuadradas en grupos terroristas en el exterior.