Compartir

El líder del PP, Pablo Casado, planteará mañana al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reformar la Ley de Indultos para “que no puedan ser indultados los delitos de rebelión y de sedición, así como un reforzamiento del Código Penal” y de las instituciones frente a los independentistas catalanes.

Lo desveló la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Dolors Montserrat, en una entrevista en Rne en la que también comentó, como ayer en su primera rueda de prensa en el cargo, que los populares también pretenden dejar por escrito en la Ley de Símbolos el contenido de la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de hace unos días, en la que prohibió a los ayuntamientos independentistas desplegar esteladas o lazos amarillos, porque los espacios públicos son de todos.

Sobre la reunión hoy después de siete años de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado, Montserrat dijo que su convocatoria es ya “un éxito de los independentistas” que atribuyó, como en la rueda de prensa de ayer, a que Sánchez está “arrodillado ante el independentismo” por ayudarle a acceder a La Moncloa apoyando la moción de censura contra el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

La portavoz popular avisó de que el independentismo es “insaciable” en su objetivo de romper con España y recordó que el Gobierno catalán no asistió al Consejo de Política Fiscal y Financiera de ayer, siendo éste un instrumento tan válido para que la Generalitat hable en nombre de todos los catalanes.

De dicha ausencia coligió que los independentistas “están demostrando que no tienen voluntad de diálogo dentro del marco legal” y que “el Gobierno de Pedro Sánchez sólo pretende ganar tiempo porque está hipotecado”; una intención dilatoria que no le servirá porque se va a “ver cómo el independentismo sigue el mismo camino”.

Frente a él, Montserrat recordó al PSOE que la posibilidad de aplicar el artículo 155 sigue estando vigente y reclamó a ese partido “que vuelva al marco legal, al marco constitucional”, en el que estuvo cuando en octubre apoyó esa medida extrema contra el Gobierno independentista catalán pero respecto al que, como ayer, la portavoz popular lamentó que los socialistas hayan dado ahora “un giro de 180 grados”.

De todo ello, dijo, le hablará mañana Casado a Sánchez en una reunión que reconoció que ha pedido el presidente del PP tras ser elegido en el Congreso extraordinario de julio. Para Montserrat, “es norma” que se produzca este encuentro “de cortesía” pero que ella considera que servirá también para “hablar de muchos puntos” para el refuerzo de las instituciones” y “la defensa de la unidad de España”, así como para “continuar en la senda de crecimiento y creación de empleo”.

En opinión de la nueva portavoz del PP, con los primeros anuncios de aumento del gasto y posibles subidas de impuestos, el Gobierno de Sánchez vuelve “a los peores tiempos de Zapatero”.