Compartir

El 1 de abril, Domingo de Pascua, los españoles presenciamos un fuerte encontronazo entre la Reina Letizia y Doña Sofía. A la salida de la Catedral de Palma, Letizia apartó a su suegra para que no se fotografiara con sus nietas, provocando una gran polémica que la Casa Real ha intentado arreglar desde entonces. 

Ayer, la Reina, sus hijas y su suegra pasearon por Palma con total normalidad. Las cuatro visitaron el mercado del Olivar y hablaron con los dependientes de los puestos, siempre en un ambiente cordial. Doña Sofía dejó una imagen para el recuerdo, ya que estuvo acompañada durante todo el paseo por un pequeño ventilador de mano.