Compartir

En rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Rivera insistió en la necesidad de que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, comparezca para explicar “qué está negociando” y “qué está ofreciendo” a las partes para acabar con el conflicto que está bloqueando varias grandes ciudades en toda España.

Reprochó tanto al PP como al PSOE que en sus años de gobierno “no hayan querido afrontar” una reforma necesaria de un sector cuya regulación es de hace décadas y que es imprescindible “modernizar” y abrir a nuevos modelos de negocio, de forma compatible con la competencia leal y en igualdad de condiciones.

Lo único que han hecho es “meter la cabeza debajo del ala”, denunció, como con la estiba, y “se pudrió el tema”, y ahora el Gobierno sugiere la posibilidad de “trocear” la legislación para hacerla autonómica o incluso provincial, lo cual es intentar “tirar la pelota a otro tejado” ignorando que el tejado de juego es nacional y europeo.

Rivera considera que tiene que haber una reconversión del sector con compensaciones y una transición, pero no prohibición de licencias para otros modelos, porque eso no es viable ni acorde con la legislación europea. Ambas partes tienen “parte de razón”, aseguró Rivera, y es necesario negociar con ambas para encontrar una solución.

Alerta a Sánchez de que cada palabra y cada gesto es interpretado por las mafias

Tras visitar el día anterior la valla fronteriza de Ceuta, Rivera denunció que con los 20 guardias civiles más anunciados por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, “no vamos a hacer nada”, y reclamó mayores dotaciones y más medios tecnológicos, además de un respaldo “incondicional” y explícito a los agentes.

Pidió además a Sánchez que abandone las “ocurrencias” y los “anuncios sin soluciones”, porque en esta materia hay que ser “muy responsables” y saber que cada paso es interpretado por quienes trafican con seres humanos.

Denunció, además, que a pesar de la buena relación entre agentes españoles y marroquíes, “casualmente” el Ejército del país vecino no ocupaba su puesto de control en el momento de la última entrada masiva de inmigrantes, y reclamó a Sánchez que preserve ese vínculo bilateral para una plena colaboración contra las mafias.