Compartir

La Península Ibérica ha estado teniendo hasta la fecha un verano con una meteorología favorable que ha supuesto que en los primeros siete meses de este año haya habido aproximadamente la mitad de incendios forestales en el país y que se haya quemado un 25% menos de extensión que en la media de los últimos 10 años.

No obstante, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales alerta que ante la llegada de la primera ola de calor del año hay que estar “en constante vigilancia”, porque “se ha hecho muy poco” en materia preventiva.

RIESGO EXTREMO

España, asegura, se encuentra en riesgo “muy alto” o “extremo” de incendios forestales, debido, entre otros factores, a las altas temperaturas que se van a registrar en el sur de la península y que se irán extendiendo hacia la meseta norte con el paso de los días.

La continuidad de esta ola de calor junto con la baja humedad relativa del aire y la gran cantidad de vegetación que hay en los montes pueden provocar incendios “muy intensos” y catástrofes “de grandes dimensiones”, a pesar de las abundantes lluvias caídas el pasado invierno y primavera.

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales ofrece una serie de pautas de actuación, como avisar al 112 inmediatamente en caso de emergencia, y, en caso de verse sorprendido por algún incendio, aconsejan “no penetrar en el monte” e ir siempre por zonas de gran visibilidad y libres de combustible.

Asimismo, el colegio asegura que la mejor manera de combatir los incendios forestales a estas alturas del año es evitar que se produzcan, mediante “la prevención y vigilancia”.

En ese sentido, hace una llamada al conjunto de la sociedad para “evitar actuaciones negligentes o peligrosas” que puedan provocar incendios forestales, e invita a los ciudadanos a implicarse “de forma activa” para evitar “por todos los medios” que el 96% de los incendios provocados no sucedan “de ninguna forma”, y los que se produzcan de forma natural, que no pueden ser evitados, “se extingan a la mayor brevedad”.