Compartir

Tres hermanas han sido detenidas en Moscú (Rusia) por haber matado a puñaladas y martillazos a su padre el sábado pasado. Kristina, de 19 años, Angelina, de 18, y Maria, de 17, admitieron el asesinato y contaron que decidieron vengarse por todos los abusos que sufrieron desde que eran niñas.

El cuerpo ensangrentado de Mijaíl Jachaturián fue encontrado el pasado viernes con docenas de cuchilladas cerca del ascensor del edificio donde vivía la familia. Kristina declaró a la policía: ''Le odiábamos y queríamos que desapareciera, que se fuera sin volver nunca más''. 

Según 'ABC', las hermanas contaron que el hombre abusaba de ellas de manera frecuente. El día del asesinato, el padre las habría amenazado con un cuchillo en su casa. En ese momento, una de ellas consiguió coger el arma y le apuñaló. Las demás se unieron y le dieron más cuchilladas. 

La menor de las hermanas asestó al menos 35 puñaladas a su padre, la mediana le golpeó 10 veces en la cabeza con un martillo, y la mayor le roció en la cara con gas pimienta y le acuchilló en el corazón. El hombre de 57 años intentó escapar, sin éxito, ya que murió desangrado cerca del ascensor.

Algunos allegados de la familia declararon a los periódicos locales que el padre habría instalado una cámara para grabar a sus hijas mientras se desnudaban. Amigos y vecinos también afirmaron que el hombre era un tirano y su mujer se fue a causa de sus abusos. 

Las hermanas podrían enfrentarse a entre 10 y 15 años de cárcel.