Compartir

La Aemet indicó en un aviso especial de fenómenos adversos que la ola de calor afectará a “gran parte de la península” y que comenzará este miércoles debido a las condiciones de estabilidad atmosférica en buena parte del país, junto a la fuerte insolación propia de estas fechas y a que por la mitad occidental peninsular entrará aire cálido de origen africano.

Esta primera ola de calor de 2018 durará más en el centro y el cuadrante suroeste peninsular, así como el valle del Ebro. Los termómetros superarán los 40 grados en buena parte del interior del cuadrante suroeste a partir del miércoles y desde el jueves en las otras dos áreas.

Las temperaturas rebasarán los 36 grados en amplias zonas de la Meseta Norte y el interior sur de Galicia a partir del jueves, si bien ocasionalmente podrían alcanzar los 39 o los 40 grados.

La Aemet recalcó que en el resto de la península y en Baleares es probable que se alcancen o se superen los 35 grados a partir del viernes y el sábado, lo que afectará a zonas donde son poco habituales estas temperaturas, como el área cantábrica y el litoral catalán.

Por el contrario, este episodio de calor no será significativo en el litoral de Andalucía oriental, Ceuta y Melilla. En Canarias no se descarta a partir del viernes se alcancen temperaturas por encima de los valores normales en medianías.

Por otro lado, las temperaturas mínimas también serán significativamente altas en amplias zonas, sobre todo en el cuadrante suroeste, donde se esperan noches ecuatoriales a partir del jueves porque los termómetros marcarán valores superiores a los 25 grados. En muchas zonas habrá noches tropicales, es decir, temperaturas superiores a los 20 grados.

Por último, la Aemet precisó que, aunque hay una incertidumbre elevada, es posible que a partir del lunes 6 de agosto se inicie un descenso de temperaturas desde el noroeste peninsular.