Compartir

El juez Pablo Llarena, fue increpado en la madrugada del domingo al salir de un restaurante de Girona. Varios independentistas atacaron verbalmente al magistrado, y el Comité de Defensa de la República subió un vídeo a las redes sociales con estos incidentes.

Según informa 'El País', el incidente se produjo sobre la 1.00 de la madrugada, cuando el grupo estaba en el aparcamiento del restaurante dispuesto a acudir a sus coches. Dos coches entraron en ese momento en el recinto, y comenzaron a golpear el capó y las puertas del coche al grito de ''¡Las calles serán siempre nuestras!'' ''¡Adiós, guapo! ¡Bienvenido al Empordà!''.