Compartir

La Policía cree que el detenido habría concertado una falsa entrevista de trabajo, engañó a su víctima para que ésta se montase en su coche y, tras intimidarla, la obligó a ir a un lugar apartado donde aprovechó la soledad para agredirla sexualmente.

La víctima había publicado un anuncio de solicitud de empleo como cuidadora de personas mayores. Recibió una llamada oculta solicitando información sobre su demanda de trabajo para lo cual, tras presentarse como médico, el supuesto interesado concertó una entrevista de trabajo en las inmediaciones de un hospital de la capital andaluza.

Una vez se dio el encuentro, el detenido convenció a la víctima para subirse en su coche y continuar la reunión en otro lugar. El agresor la llevó así a una zona apartada del extrarradio de la ciudad y allí la obligó con violencia a mantener relaciones sexuales con él, abandonándola una vez finalizó la violación.

La mujer, cuando se vio sola, comenzó a deambular hasta que casualmente se encontró con una ambulancia que la asistió en primera instancia y la trasladó a un centro hospitalario. Allí se dio avisó a la Policía, iniciándose una investigación que permitiera conocer todos los detalles de los hechos e identificar al agresor para proceder a su posterior detención.

Una vez identificado, y con las pruebas obtenidas por los investigadores, se estableció un dispositivo policial que permitió la detención del violador, así como la localización de su vehículo, que tras ser trasladado a dependencias policiales ha sido objeto de un análisis técnico-policial.

Falsas entrevistas de trabajo

Los investigadores han podido determinar que el mismo 'modus operandi' había sido utilizado para tratar de agredir a una segunda víctima, que logró evitar la violación al acudir a la cita acompañada de una amiga, lo que provocó que el agresor huyese del lugar.

El arrestado, que carecía de antecedentes policiales previos, ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial, la cual ha dictaminado su inmediato ingreso en prisión.