Compartir

Son muchos los sectores de la economía que en los últimos años han ido despuntando en la economía mejicana. La evolución favorable del contexto internacional ha propiciado el crecimiento de diferentes sectores que se han adaptado a las necesidades de los consumidores y a la demanda extranjera. 

Uno de los sectores que ha sufrido un mayor crecimiento a todos los niveles ha sido el sector de las clínicas dentales. El sector del cuidado dental es un sector esencial en la economía de cualquier país y su proliferación indica una mayor preocupación de los mejicanos por su salud bucodental pero también un mayor nivel de vida en el país.

Los diferentes tratamientos dentales son necesarios tanto para niños pequeños con problemas en su dentadura como para personas adultas que se enfrentan a algún problema dental derivado de caries, placa dental o pérdida de alguna pieza dental. La solución a este tipo de problemas en las clínicas dentales de Méjico ha sido apreciada por millones de ciudadanos de todo el país pero también de ciudadanos extranjeros. Y es que las clínicas dentales de Méjico se han convertido en un referente internacional en América Central y del Norte e incluso son muchos los ciudadanos estadounidenses que vienen a Méjico a realizarse todo tipo de tratamientos dentales.

Esto es así debido a la gran eficiencia en el proceso de cualquier tratamiento en los que, sin renunciar a la profesionalidad y a la calidad, los pacientes se enfrentan a un coste muy inferior comparado con otros países a priori más avanzados como los Estados Unidos. Tan solo hay que echar un vistazo a webs de este tipo en la que podemos descubrir los grandes avances del sector de las clínicas dentales en Méjico, ya que es algo común en todos los Estados, desde Tijuana, como podemos ver en dentalsolutionstijuana.com; a Jalisco, Puebla o Baja California. 

Precios ajustados que favorecen el turismo dental

Un tratamiento dental en los Estados Unidos puede llegar a tener un coste que multiplica por 4 el coste que tiene en cualquier clínica dental en Méjico. Esto supone un auténtico inconveniente para muchos estadounidenses que ven que la única solución que tienen para hacerse el tratamiento dental que necesitan es endeudarse con el banco o venir a Méjico y hacerlo por un coste muy inferior.

Es algo que está ocurriendo en todos los estados pero fundamentalmente en los estados fronterizos con los Estados Unidos, donde el número de clínicas dentales no ha parado de crecer en los últimos años. Miles de jóvenes licenciados en Odontología sueñan con emprender su propia clínica dental cerca de la frontera para poder atender a los miles de estadounidenses que cruzan la frontera cada año para realizarse tratamientos dentales. 

Esto ocurre, además de por los elevados precios de los tratamientos dentales en los EE.UU., porque muchos seguros médicos de ese país no incluyen los tratamientos dentales o incluyen únicamente los tratamientos dentales más básicos. Esto es un auténtico problema cuando un ciudadano necesita una prótesis dental como una dentadura y no cuenta con ingresos para costearla. Sin olvidar que incluso muchas aseguradoras evitan cubrir los costes que ellas consideran como “odontología cosmética”.

Con datos del propio sector de clínicas odontológicas, los procedimientos llevados a cabo en México tienen como mínimo un coste entre un 50 y un 80 por ciento inferior al de los EE.UU. Y es que por ejemplo, algo tan simple como una evaluación dental tiene en los Estados Unidos un coste medio de unos 120 dólares, mientras que en Méjico ronda los 20 dólares. Una diferencia abismal que en tratamientos de mayor envergadura puede suponer el ahorro de miles de dólares. 

Las clínicas dentales en Méjico están adaptadas con la última tecnología del mercado y por ello miles de estadounidenses depositan su confianza en ellas. Al ser la mayoría de reciente construcción son instalaciones modernas, confortables, con personal joven y debidamente cualificados para una atención excelente y profesional. Esto es muy valorado por todos los clientes que pasan por sus instalaciones y gracias al boca a boca y a los precios reducidos su popularidad ha crecido como la espuma, especialmente en los últimos dos años. 

Todo ello ha situado a las clínicas dentales de Méjico como un referente en el continente americano y un negocio de los más pujantes del país.