Compartir

En la reunión estuvieron presentes los presidentes nacionales de UPTA y ATA, Eduardo Abad y Lorenzo Amor, respectivamente, así como el presidente de la Asociación Madrileña de Trabajadores Autónomos (Amtas), César García, y la presidenta de ATA Madrid, Elena Melgar.

Los quiosqueros trasladaron a dichas organizaciones su malestar con la actual situación. En el que es ya el quinto día de desabastecimiento, las pérdidas diarias son de más de 250 euros por quiosco, con lo que el colectivo empieza a “dudar de la viabilidad de mantener sus persianas levantadas”, indican.

Asimismo, los responsables del sector de puntos de venta de publicaciones incidieron sobre el hecho de que Boyaca continúe abasteciendo a los suscriptores privados de ciertos periódicos o revistas y no utilice el mismo sistema para los puntos de venta final, lo que califican de “muy extraño”.

En un comunicado conjunto, UPTA y ATA aseguran que “es incomprensible cómo estas empresas siempre repercuten los efectos negativos de su mala gestión contra los más débiles”. Además, anuncian que “ya se están reclamando de forma legal las posibles responsabilidades que se desprenderán del incumplimiento de las condiciones recogidas en los contratos realizados entre Boyaca y los puntos de venta”.