Compartir

Esta institución afirma que Juan Carlos I dejó de tener inmunidad judicial desde que firmó su abdicación. La consulta, según informa 'El Mundo', es de carácter informal. ''La ministra quería tener información para comparecer ante los medios, en ningún caso porque el Gobierno tenga en marcha iniciativa alguna''.

Los Servicios Jurídicos del Estado analizaron la situación, en la que el rey emérito goza de impunidad judicial en los actos realizados durante su mandato, pero estos privilegios se pierden tras la abdicación. Por otra parte, se señala que Don Juan Carlos seguiría teniendo inmunidad siempre que desarrolle alguna representación institucional, incluso después de haber abdicado.

El rey emérito solo podría ser investigado por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, así se establece en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

En caso de que el tribunal viera indicios de delito contra Don Juan Carlos, tendría que pasar primero por el Tribunal Supremo para poder tomarle declaración como imputado.