Compartir

El Gobierno que preside Pedro Sánchez asegura que “nadie está pensando en un adelanto electoral”, pero al mismo tiempo apunta que “nadie va a resistir más allá de lo razonable; sería absurdo”.

De esta manera respondió la portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en un acto informativo organizado por Nueva Economía Fórum, cuando se le preguntó sobre la inestabilidad política y la posibilidad de que se convoquen elecciones generales anticipadas.

Durante su intervención en el Fórum Europa, la portavoz recordó que convocar elecciones es facultad del presidente del Gobierno, pero aseguró que “nadie está pensando en adelantar elecciones, si bien nadie va a resistir más allá de lo razonable; sería absurdo”.

DIÁLOGO

Agregó que respetan “absolutamente todos los procesos de las fuerzas políticas y sus resultados”, pero remarcó que “es responsabilidad del presidente de la Generalitat, del presidente legítimo de la Generalitat, que reside en el Palau y no fuera de España, el continuar con la senda iniciada por el presidente del Gobierno, una senda de diálogo, un pasillo de diálogo, con el objetivo de terminar con la crisis política de Cataluña”.

De esta manera lanzó un mensaje dirigido a las filas políticas catalanas sobre las diferencias entre los postulados del presidente Quim Torra, del que remarcó que es el “legítimo” presidente de la Generalitat, y Carles Puigdemont, expresidente afincado en Alemania tras huir de la Justicia española.

“Le corresponde a él (Torra), porque la obligación política de un político es trabajar desde la política y con los instrumentos de la política”, subrayó la ministra.

“Solo así, con esa ventana de oportunidad, con ese sendero de oportunidad, podrá resolverse un problema arrinconado en el pasado, muy enmarallado, y puede hacer que mejore el futuro de toda la sociedad catalana”, reflexionó.

La portavoz hizo hincapié en que el Gobierno, y su presidente, “está determinado a seguir por esta senda”, ya que “sabe que es su responsabilidad y su deber, y el presidente de la Generalitat tiene también el deber y responsabilidad, como presidente legítimo, de recorrerla”. “Esperamos como gobierno que la recíproca sea válida; y que no se arrincone, no se queden en lo que significa la crisis”, lanzó Celaá como mensaje.

Confió en que “frente a esa confrontación que algunos desean, se aporten propuestas del lado de la solución; algunas ya las comunicó el presidente del Gobierno en ámbito parlamentario, son legítimas, razonables y viables. Quien se empeñe en una propuesta inviable sabe que no llegará a ningún término”.

COMISIÓN BILATERAL

Respecto a la próxima reunión de la Comisión Bilateral Estado-Cataluña, Celaá aseguró que no tiene “idea” del orden del día de la misma, cuando se le preguntó por la exigencia del Govern de que se aborde la situación de los políticos catalanes que están en prisión y de la autodeterminación. “Obviamente, una parte hablará de lo que considere oportuno y la otra constatará lo que sea también procedente”, remarcó.

Por otra parte, preguntada por si el Gobierno baraja en algún momento la aplicación nuevamente del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la portavoz se escudó en que es “un futurible que no voy a considerar en este momento”.

Celaá descarta que el catalán vaya a ser asignatura optativa en España

Por otro lado, la ministra descartó que el catalán pueda ser una asignatura optativa obligatoria para los alumnos en el sistema educativo español, aunque respetó que algunos centros lo hagan.

Celaá señaló que, “con todo respeto, forma parte de la autonomía del centro” si el catalán se imparte como asignatura optativa en algunas instituciones educativas, como hacen las escuelas oficiales de idiomas con algunas lenguas autonómicas.

“De ahí a titular que el Ministerio de Educación pone el catalán para todos los alumnos de España hay un abismo”, sentenció.

Por otro lado, Celaá profundizó en que hace falta “hacer un esfuerzo” con las lenguas extranjeras y que el sistema educativo “tiene que empezar a abrirse a la utilización vehicular del inglés, el alemán y el francés”, en función del profesorado de cada centro.

La titular de Educación recalcó que el inglés se utiliza actualmente como el latín en las universidades del siglo XIV y que este idioma es la lengua extranjera más común que utilizan los centros educativos en España. “El desafío es aumentar el conocimiento y la capacitación de toda la población española”, concluyó.