Compartir

El presidente francés, Emmanuel Macron se encuentra en el centro mediático de la opinión pública francesa gracias al que fue su jefe de seguridad, que agredió a unos manifestantes en unas protestas que se celebraron el 1 de mayo en París.

Esta polémica salió a la luz después de que el diario Le Monde hiciera público un vídeo donde se ve al guardaespaldas de Macron golpeando a dos manifestantes.
El ministro de Interior francés, Gérard Collomb, y el jefe de la policía de París, Michel Delpuech, respondieron este lunes ante una comisión investigadora creada por el parlamento para investigar estas agresiones. Ambos afirmaron que fueron informados de la existencia del vídeo, pero no se informó a ninguna autoridad sobre su comportamiento.

''Me aseguré de que el director de gabinete de la presidencia, jefe de Benalla, fuera informado sobre la situación. Pensé, como es la regla, que se habían tomado las medidas apropiadas. Les correspondía a ellos decidir sanciones y eventualmente informar a las autoridades judiciales'' declaró Collomb.

Por otra parte, el jefe de policía también transfirió la responsabilidad del caso al Elíseo.

En una primea condena, Alexandre Benalla quedó suspendido de empleo y sueldo durante quince días, pero a la vista de la nueva investigación se impondrán otros castigos al exjefe de seguridad de Macron.