Compartir

Al menos 60 personas han perdido la vida en la madrugada de este martes en varios incendios en zonas próximas a la capital griega, manteniéndose la mayoría de ellos aún fuera de control por el viento. Según el último balance del gobierno heleno, los heridos ascienden a más de 170, y advierte que podría haber más fallecidos.

Estos incendios han arrasado viviendas, obligando a evacuar poblaciones enteras y a declarar el estado de emergencia. La mayoría de víctimas mortales han sido halladas en las zonas del puerto de Rafina y Nea Makri, situados a unos 30 kilómetros de Atenas.

Los incendios surgieron al oeste de la capital griega, propagándose simultáneamente otros focos por el este y finalmente al norte, creando un perímetro de fuego que rodea a la capital. Por el momento se desconocen las causas del incendio, y también otro foco se ha activado en la isla de Creta.

Según fuentes policiales griegas, alrededor de 300 personas se encuentran atrapadas en la zona de Ática. Por su parte, el gobierno español enviará dos aviones anfibios, con capacidad de 5.500 litros cada aeronave, para ayudar con las labores de control y extinción de los incendios forestales declarados por todo el país.

Esta ayuda llega de la mano del Mecanismo Europeo de Protección Civil, que mandó Grecia a España en busca de ayuda. El ministro de Agricultura, pesca y Alimentación ha autorizado la operación para socorrer al país heleno.