Compartir

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, salió este lunes satisfecha, por haber “cerrado asuntos concretos que van incidir en la vida de los andaluces”, de su reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero advirtió que “levantaría la voz” si la financiación autonómica no es igualitaria.

Así lo trasladó a los periodistas en la rueda de prensa que ofreció al término de la reunión de dos horas que mantuvo en el Palacio de la Moncloa con el presidente. Una cita, que según Díaz, fue “buena, cordial y sobre todo muy productiva para Andalucía”.

Díaz comentó que le trasladó al presidente la “necesidad urgente de elaborar un nuevo modelo de financiación” autonómica.

“Pedro”, dijo Díaz refiriéndose varias veces en su intervención al presidente y también líder del PSOE, “es consciente de esa infrafinanciación” de Andalucía, que la presidenta cifra en 4.000 millones de euros y que apuntó que son “irrenunciables”.

A este respecto, dijo conformarse con el “oxígeno” que se da a las autonomías con la nueva política del Gobierno al trasladar la flexibilidad que les ha permitido Europa y que, en el caso andaluz, se traduce en 350 millones por la modificación dos décimas del objetivo de estabilidad, y otros 150 millones por las liquidaciones a cuenta pendientes.

Si bien reconoció el “cambio” de postura del Ejecutivo desde esa primera intervención del presidente en la que negó abordar un cambio en el modelo de financiación, a la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera. “Cuando se cambia de una posición hay que reconocerlo. Reconozco un cambio de posición”, celebró por el paso en el CPFF con la puesta “en marcha” de un ” grupo político”, después de lo hecho por los técnicos, para abordar estos cambios.

Recordó que la hoy ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conoce bien las necesidades financieras de Andalucía porque era consejera andaluza hasta que la llamó Sánchez para su equipo.

No obstante, apuntó “todas y cada una de las decisiones” sobre financiación “tienen que ser equitativas, se tiene que decidir en el marco del CPFF, entre todos”, y conseguir que se “deje atrás esa etapa de austeridad” del Gobierno del Partido Popular.

Pero, “y lo he dicho, las decisiones que nos afectan a todos, las tenemos que tomar entre todos, y si en algún momento percibiese que se quiebra esa igualdad, levantaría la voz como lo he hecho en otras ocasiones. No tenga ninguna duda”.

La presidenta andaluza destacó que se ha abierto un “nuevo tiempo” con el Gobierno que preside Sánchez porque este Ejecutivo ha hecho ya “más cosas” para Andalucía que el anterior que lideraba Mariano Rajoy. A su juicio, esto ha “demostrado”, afirmó Díaz, que “Andalucía siempre gana con un Gobierno socialista”, y la prueba de que “España no se puede gobernar de espaldas a Andalucía”.

Por ello, remachó que se abre una “época de lealtad, de compromiso”, que espera que “se traduzca siempre en el beneficio del conjunto de los andaluces. Andalucía mantiene firmes sus reivindicaciones”.

Por otra parte, el Gobierno de Andalucía también se lleva el compromiso del Ejecutivo central de destinar 7 millones de euros para políticas de seguridad en el Campo de Gibraltar, de los que 5,5 son directamente para policías y guardias civiles y lo restante para material e infraestructuras.

Además, entre otros acuerdos, Díaz avanzó que esta misma semana van a reunirse la ministra de Empleo y el consejero andaluz del ramo para para cuantificar y poner medidas al Plan de Empleo para Andalucía que irá en los Presupuestos del Estado de 2019.

Según la presidenta, Sánchez se ha “comprometido” a apoyar para que los astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz, en especial el de Puerto Real, tengan más carga de trabajo, especialmente con el quinto petrolero.