Compartir

La plataforma denuncia en un comunicado que, durante cinco años, “la maquinaria del Estado ha trabajado para eximir la responsabilidad de quienes fueron negligentes, tratando por todos los medios de echar toda la culpa al último eslabón de la cadena, el maquinista”, y “evitando cualquier tipo de responsabilidad y contaminando a la opinión pública con mentiras”.

Asimismo, estos afectados por la tragedia celebran que se haya puesto en marcha una comisión de investigación en el Parlamento. Anuncian, además, que “ha llegado la hora de que los responsables que ocupaban cargos decisivos den la cara y asuman su responsabilidad”.

Según esta asociación, hasta hora se ha pretendido “ocultar” cuatro decisiones que “involucran a diferentes gobiernos” y que “dejaron sin seguridad a los pasajeros”. La primera de ellas, indican, fue tomada por el exministro socialista José Blanco, que, según denuncian, “suprimió el sistema de seguridad en el tramo más peligroso”.

A esta medida le sigue, continúan, la desconexión del Sistema de Gestión de Tráfico Ferroviario Europeo (ERTMS, por sus siglas en inglés) antes de la curva de Angrois, una decisión tomada por la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, debido a que “generaba retrasos”.

En tercer lugar, la plataforma señala que se hizo “caso omiso” al aviso por escrito que hizo el jefe de maquinistas en diciembre de 2011 advirtiendo del riesgo en la mencionada curva. Por último, el comunicado incide en “la no realización por parte de Adif del análisis y la evaluación de riesgos que exigía la normativa” en el tramo en el que se produjo el siniestro.