Compartir

“Estamos terminando el método jurídico. Vamos a dar la orden en breve y se va a aprobar en Consejo de Ministros”, asegura Sánchez en una entrevista en el digital 'El diario.es', en la que reafirma que “la filosofía es bien clara: una democracia como la española no puede permitirse monumentos franquistas; y es evidente que se ha tardado mucho tiempo en exhumar los restos del dictador Franco del Valle de los Caídos”.

Decidido a proceder a la exhumación, afirma que si la familia mantiene su negativa, qué se hará con los restos “es una de las cuestiones que se verá cuando tomemos la decisión, pero en todo caso yo espero que los familiares del dictador reconsideren su posición”.

Sobre el futuro del Valle de los Caídos, apuesta por una “reflexión” de los partidos parlamentarios para determinar qué utilidad se le da, en cumplimiento de la proposición no de ley que aprobó en mayo de 2017 el Congreso. “Yo no quiero aventurar nada, tengo mi opinión: que el Valle de los Caídos difícilmente se puede convertir en un lugar de reencuentro y de concordia”, como recoge la iniciativa legislativa.

Por otro lado, el presidente apuesta por hacer “una reflexión” sobre si la Fundación Franco “debe ser legal o ilegal”, porque lo que hace el 18 de julio es “llamar al alzamiento de nuevo, en una democracia consolidada, europea y avanzada como es la española”.

En concreto, sobre los actos de los últimos días, cree que Patrimonio del Estado no puede permitir “este tipo de actitudes y de acciones franquistas, en consecuencia fascistas, en centros públicos”.