Compartir

El Partido Popular cree que el nuevo presidente que sucederá desde este sabado a Mariano Rajoy como líder ganará el 19º Congreso Nacional por un margen mucho más estrecho de lo pensado inicialmente, ya que la votación está “muy ajustada” y puede decidirse por apenas 100 o 150 votos.

Así lo aseguran a Servimedia fuentes de la dirección nacional, del Comité Organizador del Congreso Extraordinario e incluso integrantes de los equipos de las candidaturas que encabezan Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Los equipos de los aspirantes aseguraban antes de que arrancara el cónclave que el nuevo líder del PP vencerían con cerca de un 70% de apoyos. En concreto, el jefe de campaña de Casado aseguraba tener unos 500 compromisarios más de los necesarios a su favor, mientras que el de Santamaría estimaba unos 400.

Empezado ya el cónclave, los dos equipos han moderado sus cálculos y admitieron a Servimedia que el que venza hoy lo hará por un margen mucho más estrecho de lo pensado, alrededor de 100 o 150 votos de ventaja sobre su rival. La elección, pronostican, está mucho más “ajustada” de lo que pensaban inicialmente.

En este cálculo coinciden también miembros de la dirección nacional con larga experiencia en la celebración de congresos internos. Las sensaciones entre destacados miembros del PP, barones territoriales e integrantes de la organización es que Casado se presenta con más fuerza tras el sprint final de esta semana, en la que ha conseguido que gran parte de dirigentes autonómicos y provinciales expresen públicamente que le votarán.

Además, el equipo de Casado manifiesta que cuenta con un apoyo muy amplio de compromisarios de Madrid, Castilla-La Mancha (gracias al apoyo de María Dolores de Cospedal), Extremadura y Cataluña, mientras que ha recortado la ventaja que Santamaría tenía en comunidades fuertes para ella como Andalucía y Comunidad Valenciana, dos de las comunidades con mayor número de compromisarios, 519 y 385 respectivamente.

Galicia, donde los dirigentes más próximos a Alberto Núñez Feijóo han anunciado que votarán a Casado, podría ser determinante con sus 327 compromisarios. El presidente de la Xunta no ha anunciado su voto pese al deseo del equipo de Casado para que lo haga, aunque sí ha dejado claros síntomas de su preferencia. Sin embargo, el entorno de Santamaría cree haber mejorado su apoyo en esta comunidad hasta conseguir casi un equilibrio con Casado.

El equipo de la exvicepresidenta del Gobierno insiste en tener amarrada la victoria gracias al trabajo realizado por el jefe de campaña, José Luis Ayllón, y a la experiencia que aporta Javier Arenas por sus amplísimos conocimientos del partido y sus éxitos contrastados en este tipo de citas internas. De hecho, es el único dirigente popular del núcleo duro de José María Aznar que sigue en la cúpula del PP después de 30 años y es uno de los grandes rivales a batir para el equipo de Casado porque “nunca ha perdido un congreso”.

DIVISIONES PARADIGMÁTICAS

Uno de los dirigentes que de un modo u otro saldrá ganador del Congreso, pase lo que pase, es el presidente del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno. Es amigo personal y político de la máxima confianza de Soraya Sáenz de Santamaría desde hace más de una década, por lo que desde el primer día ha impulsado su candidatura. Sin embargo, también comparte amistad personal con Pablo Casado de los tiempos del madrileño en Nuevas Generaciones.

En lo que coinciden todos los dirigentes consultados por Servimedia es en que a partir del lunes habrá que trabajar por la integración para recuperar “la unidad perdida en estas semanas” de campaña previa al Congreso Extraordinario. Aseguran que las heridas abiertas son “mínimas” porque “la sangre no ha llegado al río” y pronostican que serán fáciles de cerrar.

Prueba de ello es que en los equipos de Santamaría y Casado hay separados amigos y compañeros de toda la vida, con casos paradigmáticos de dirigentes con una relacion muy estrecha que en este caso han apostado por candidatos distintos. El andaluz Juan Manuel Moreno protagoniza uno de ellos, pues apoya a Santamaría y la que fue su secretaria general cuando presidió las Nuevas Generaciones del PP, la burgalesa Sandra Moneo, forma parte del equipo de Casado.

Lo mismo sucede con quienes sucedieron a ambos en las juventudes del PP. La manchega Carmen Fúnez, que fue presidenta de Nuevas Generaciones, forma parte del equipo de Santamaría, mientras que quien fue su secretario general, el madrileño José Enrique Núñez, respalda al equipo de Casado.

Este Congreso Extraordinario ha dividido al partido, a compañeros y a amigos a la hora de elegir entre Santamaría y Casado y confían en que el vencedor demuestre capacidad de integración. No obstante, la rivalidad despierta también desconfianzas porque los más afines a Santamaría dudan de la capacidad de Casado para integrar a otras personas y viceversa.