Compartir

Así lo afirmó el presidente de la Comisión Organizadora del Congreso, Luis de Grandes, a su llegada al hotel madrileño que acoge el cónclave en el que los populares eligen nuevo presidente entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

“Rajoy no va a hacer ningún tipo de discurso de inclinación por ninguna de las candidaturas. Estoy absolutamente convencido de ello. Nos hará un alegato para que sigamos la senda que le corresponde a este partido como una parte integrante de la sociedad españoles y del futuro de España”, dijo.

De Grandes también evitó dar indicaciones sobre lo que los dos candidatos que aspiran a suceder a Rajoy deberían hacer en las próximas horas. “Yo no seré quien empuje a una decisión u otra”, destacó dado que Santamaría y Casado “pueden pactar o prepararse para la confrontación democrática que es mañana”.

Los candidatos

Evitó dar indicaciones sobre lo que los dos candidatos que aspiran a suceder a Rajoy deberían hacer en las próximas horas. “Yo no seré quien empuje a una decisión u otra”, destacó dado que Santamaría y Casado “pueden pactar o prepararse para la confrontación democrática que es mañana”.

Bromeó que las noches de los congresos “siempre son largas”, pero confió en que “sean divertidas” para los compromisarios que participan y vienen a Madrid pagándose el desplazamiento y los gastos de su bolsillo. En cualquier caso, destacó que todos ellos “tienen latente la preocupación de que esto salga bien” y por eso pidió a los “políticos responsables de las candidaturas” que lo tengan en cuenta, tanto si están “reflexionando o pactando”.

De Grandes restó importancia a los incidentes y trifulcas que se han producido entre las candidaturas durante la campaña, dado que no han tenido “ningún tipo de importancia” y son “pequeños incidentes” entre “algunos momentos tensión” que no empañan la “elegancia” de los aspirantes.

Reiteró que un congreso interno no son “unos juegos florales pero no deben ser juego de tronos” e insistió en que “todo el mundo ha estado bien” y por eso agradece “el comportamiento de todo el partido”, más allá de las polémicas de vídeos “exógenos a las candidaturas” que “no podemos imputar a nadie responsabilidades”.

Al comenzar su intervención ante los medios dijo que el PP no habla de autocrítica en este Congreso porque eso es “un tic marxista” y prefiere someterse “a la crítica” de los medios de comunicación, de la sociedad, de los electores y del resto de los partidos políticos.