Compartir

Desgraciadamente, durante la última semana se han confirmado las muertes de dos personas en España a causa de picaduras de la avispa asiática, conocida también como avispa velutina o avispa asesina. 

Según informa 'El Periódico', esta especie de avispa fue detectada en España por primera vez en 2010 y procede de Francia.  Como medida de prevención, es posible distinguir la avispa asiática de la autóctona, en primer lugar, por su tamaño. La avispa velutina mide unos 3 cm y medio, es decir, 2 cm más respecto a la avispa común.

El color también difiere. Mientras la avispa autóctona presenta las típicas rayas amarillas en el abdomen, la avispa asesina posee el torax negro y el abdomen marrón con una única franja amarillenta. La avispa asiática se podría confundir con el avispón por el tamaño, pero se diferencian por el color. La 'vespa cabro', como también se le llama al avispón, tiene el abdomen negro con pequeñas manchas amarillas. 

Las comunidades del norte de España, en especial Galicia (donde se han producido las dos muertes) y País Vasco es donde se ha detectado un mayor número de esta especie. También en Cantabria, Asturias, Cataluña, La Rioja, Castilla y León y, recientemente, Mallorca.

Cabe señalar que la avispa asiática no representa un peligro para el ser humano, a no ser que la víctima de las picaduras sea alérgico. Considerado el tamaño del insecto, la cantidad del veneno que subministra es mayor respecto a la avispa común.