Compartir

Es habitual ver en todas las playas de España a vendedores ambulantes que venden de todo, desde gafas hasta ropa, pasando por comida, bebida, y fruta. En este caso, es este último producto el que más problemas está dando a las autoridades, ya que, en muchas ocasiones es fruta en mal estado o mal conservada.

Con este vídeo, un policía local de Marbella nos muestra dónde guardan la fruta los vendedores ambulantes, donde la cortan y en qué estado la venden luego por todas las playas de la localidad.