Compartir

La Guardia Civil de A Coruña investiga a una prostituta por hacer unos cargos de 245 euros en la tarjeta de crédito de un cliente anciano. La acusada trabajaba alquilando habitaciones donde ofrecía sus servicios por todo el territorio gallego. Aprovechando los momentos de despiste de su cliente, la prostituta hacía cargos con su tarjeta de crédito para anunciarse en varias páginas web de contactos.

El anciano denunció los hechos ante la Guardia Civil, que fue investigada por la unidad de estafas telemáticas del cuerpo, según informa ABC.