Compartir

Tras el rescate de los niños atrapados en la cueva de Tailandia, el entrenador de los menores ha comentado que fueron a la cueva para celebrar el cumpleaños de uno de los jóvenes, pero una tormenta imprevista anegó partes del lugar y les cortó la salida. Los chicos pasaron más de dos semanas encerrados en la cueva hasta que fueron rescatados los buzos. 

Uno de los niños ha explicado que “estuvieron cavando en busca de una salida antes de ser localizados”, en declaraciones recogidas por RPP Noticias. Avanzaron “tres o cuatro metros” antes de que ser localizados por los buzos británicos. Tanto los niños como su entrenador sobrevivieron bebiendo agua de lluvia los primeros días, ya que no encontraban la salida. 

Otro de los niños ha dicho que fue “un milagro” haber sido encontrados. Los niños abandonaron el hospital ayer después de ganar entre dos o tres kilos tras ser rescatados.