Compartir

El crimen de la familia de Tenerife comienza a despejar las incógnitas. El martes, se tenían en cuenta tres posibilidades para resolver este crimen: la primera, violencia de género; la segunda, que la mujer había acabado con la vida de sus hijas para después suicidarse; y la última, que tanto el marido como su mujer se suicidaron después de matar a sus dos hijas.

En el día de hoy se han conocido los resultados preliminares de las autopsias. Según `El País´, tanto la madre como sus hijas murieron asfixiadas. La mujer tiene “marcas en el cuello compatibles con estrangulación a lazo”. Aun así, según el citado medio, los investigadores no descartan que fuesen sedadas antes por el padre.