Compartir

Ábalos, en una entrevista en RNE recogida por Servimedia, aseguró que no le consta que haya problemas con la familia para proceder a la exhumación. “Lo que me consta es que ese no es el problema”, ha declarado.

Así, aseguró que el “problema que hay es cumplir unos trámites legales y hacerlo bien”, y todo eso “requiere su tiempo”. De ahí que el ministro se mostrase convencido de que en julio no dará tiempo a la exhumación “pero tampoco nos iremos mucho más”.

“Se debe hacer y se va a hacer con diligencia”, remarcó Ábalos, haciendo hincapié en la determinación política del Ejecutivo de seguir adelante con la decisión de exhumar a Franco, aunque inicialmente la intención del Gobierno era hacerlo en julio.

Fuentes gubernamentales aseguraron a Servimedia que el Gobierno trabaja en confeccionar todo un “armazón legal” que permita cualquier resquicio que ponga en cuestión la exhumación y pueda ocurrir como en el caso del general José Sanjurjo, en el que un juez, tras una demanda de la familia, ordenó devolverlo al monumento a los caídos de Pamplona del que fue exhumado en noviembre de 2016.