Compartir

Los dos aspirantes a hacerse con la Presidencia del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, han elegido Madrid para cerrar la campaña electoral interna este jueves, a expensas de lo que decidan los 3.082 compromisarios llamados a votar el sábado al sucesor de Mariano Rajoy.

Así lo señalaron fuentes de ambas candidaturas a tan solo tres días de que se produzca la votación en la que los delegados de la militancia votarán en las urnas y decidirán el futuro del PP tras la renuncia de Rajoy al cargo.

El equipo de Casado ya ha especificado que el candidato se encontrará a las 19.45 horas de este jueves con compromisarios madrileños en la terraza 'El Espejo', en el paseo de Recoletos. Precisamente, el que fuera vicesecretario general de Comunicación del PP se impuso en la primera vuelta de las primarias en Madrid, al posicionarse a su favor el 54% de los afiliados inscritos.

En la primera vuelta de las primarias, en las que se impuso la exvicepresidenta del Gobierno, Casado se hizo en Madrid con el respaldo de 4.487 afiliados, el 54,5% de los 8.239 votos emitidos en la jornada electoral interna del 5 de julio. María Dolores de Cospedal, ahora del lado del que ha sido responsable de Comunicación del PP, logró el segundo puesto, con el 22% de los votos en esta comunidad.

Cospedal, que logró el bronce en esta carrera por la sucesión y se quedó al margen del proceso, se ha posicionado públicamente a favor de Casado. También lo han hecho desde entonces las expresidentas de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Por su parte, el actual mandatario madrileño, Ángel Garrido, no se ha decantado públicamente tras haber respaldado el proyecto de Cospedal en primera instancia.

Sin embargo, el pasado lunes, al asistir a un desayuno informativo protagonizado por Casado, Garrido alabó el mensaje de “renovación ideológica y también de integración” que lanzó en del candidato a la Presidencia del PP.

Desde el equipo de Sáenz de Santamaría, sin embargo, recuerdan su “fuerza” en comunidades de gran peso en estas primarias del PP, como Andalucía o la Comunidad Valenciana, donde la exvicepresidenta logró un apoyo mayoritario de los afiliados en la primera votación y ahora cuenta con obtener el respaldo mayoritario de los compromisarios.