Compartir

Según informó la Dirección General de la Guardia Civil, en la operación se procedió a la detención de un ciudadano norteamericano, de 43 años y vecino de Cornellá de Llobregat, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, otro de contrabando y otro de tenencia ilícita de armas.

La investigación se inició al obtener una información que indicaba la posibilidad de que una persona pudiera poseer ilegalmente especímenes recogidos en el Cites sin cumplir los requisitos legalmente establecidos. Las indagaciones de los agentes de la Guardia Civil condujeron a descubrir el local donde presumiblemente la persona investigada ocultaba los animales ahora intervenidos.

El 5 de julio, agentes del Seprona realizaron una entrada y registro del local, donde procedieron a la intervención de una veintena de animales, entre los que destacan un dragón de Komodo, una serpiente de cascabel y un escorpión. En el registro también fueron intervenidos una pistola detonadora manipulada, 37 cartuchos detonadores no manipulados y una caja de 50 cartuchos detonadores manipulados.

Según Europol, el dragón de Komodo intervenido es el primer ejemplar de esta especie criado y adquirido ilegalmente que se recupera en Europa.