Compartir

El actual gobierno de Pedro Sánchez dio luz verde a la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, donde llevaba enterrado junto a otros representantes de la dictadura y la derecha española desde su muerte, en 1975.

El 15 de julio al menos un millar de personas se congregaron en el mausoleo del dictador para protestar por esta medida, y participar en la misa que se oficiaba en esa iglesia. A la entrada y posterior reunión de estos manifestantes, la policía pasó a requisar banderas franquistas y anticonstitucionalistas, como la de Falange, entre otras. 

Los participantes en la protesta entonaron canciones como Cara al Sol o el Himno de Falange, ya que también los restos del fundador de este partido, José Antonio Primo de Rivera también descansan en el Valle de los Caídos.

Los restos de Franco todavía no se moverán por el momento, aunque estaba prevista esta exhumación para julio. ''Quedan pendientes aún algunos permisos familiares y personales para el inicio de la exhumación'' según ha explicado el ministro de Fomento, Jose Luis Ábalos.