Compartir

292 cocodrilos han sido matados a golpe de cuchillo, martillos y palos por un grupo de campesinos para vengar la muerte de otro, devorado por el ataque de uno de ellos. Ha ocurrido el domingo pasado en el distrito de Sorong, en Papúa Occidental. Las imágenes, difundidas por la agencia 'Antara', han mostrado los cadáveres de los animales. 

Los hechos se remontan al día anterior, cuando un hombre de 48 años entró en una zona protegida para recoger hierbas con las que alimentar a sus animales. Supuestamente, el hombre no se había dado cuenta de la presencia del reptil que finalmente acabó atacándole.

Basar Manullag, responsable de la Agencia Nacional Indonesia para la Conservación de los Recursos Naturales ha afirmado que un trabajador escuchó los gritos y cuando llegó presenció el ataque. Cuando la noticia se ha difundido, los habitantes de la aldea han decidido hacer justicia y vengar sumuerte. 

Manullag matizó que la reserva fue creada en 2013 con el objetivo de criar los cocodrilos de agua salada y de la Nueva Guinea que están bajo protección.