Compartir

En concreto, los ocupados realizaron de media 394,2 horas laborales durante el primer trimestre del año, lo que supone un descenso de 12,3 horas respecto al mismo periodo de 2017, y establece la segunda cifra más baja de los últimos 10 años.

Según la serie histórica recogida por Randstad, se observa que la cifra registrada en 2008 era de 412,5 horas, un 4,4% más que el dato alcanzado en 2018, mientras que en 2009 se registró la cifra más alta de todo el periodo analizado (414,6).

Después, tras mantenerse estable durante los tres años siguientes, en 2013 el número de horas efectivas descendió hasta las 398,4, para después superar las 400 en 2014 y 2015. 2016 registró el menor número de horas laborales del periodo analizado (389,1), pero esta cifra creció en 2017 hasta las 406,5 horas. En 2018 este dato ha vuelto a descender, un 3%, hasta las 394,2 horas laborales, la segunda cifra más baja de toda la serie histórica.

Para Randstad, la variación del último año “viene motivada, en parte, por el calendario laboral y las festividades propias de cada región”. “Cabe destacar, además, la incidencia de la jornada parcial sobre el volumen total de empleados, ya que a mayor porcentaje de trabajadores con contrato a jornada parcial, menor jornada laboral efectiva”, añadió.

SECTORES
Por sectores, el número de horas descendió en todos ellos respecto al año pasado, dándose el mayor descenso en el sector servicios. En concreto, la jornada laboral efectiva en servicios disminuyó un 3,1% y se situó en 383,4 horas laborales.

A continuación, se situó el sector industrial, con un descenso del 2,9% en la jornada laboral efectiva. Los trabajadores de este sector registraron un total de 434,4 horas durante el primer trimestre de 2018. Por último, en el sector de la construcción, los ocupados realizaron 441 horas y la jornada laboral efectiva descendió un 2,6% respecto al año anterior.

Al analizar la última década por sectores, Randstad destacó que el sector industrial es el único que registró una jornada mayor en 2018 que hace 10 años, con un aumento del 0,3%. Construcción y servicios vieron reducidas el número de horas trabajadas en un 0,5% y 4,6%, respectivamente.

Por regiones, Madrid fue la comunidad en la que más horas se trabajan; en concreto cada madrileño registró 405,6 horas durante el primer trimestre de 2018, 11,4 horas más que la media de españoles. Por encima de las 400 horas se situaron también Canarias (402,6), Cantabria (401,4) y Cataluña (400,5). Galicia y Asturias registraron valores por debajo de las 400 horas, pero por encima de la media nacional (394,2).

En el lado contrario, La Rioja (393,6), Baleares (392,4), Navarra y Comunidad Valenciana (391,5) se situaron por debajo de la media nacional, pero con valores superiores a las 390 horas registradas. Las jornadas laborales efectivas más reducidas se registraron en Extremadura (377,7), Euskadi (380,7), Andalucía (383,1), Castilla y León (384,9), Aragón (386,7), Murcia (388,5) y Castilla-La Mancha (389,4).

Cuando se analiza la variación del número de horas trabajadas respecto a 2017, se observa que en todas las comunidades descendió la jornada laboral, siendo Murcia (-4,9%), Castilla-La Mancha (-4%) y Canarias (-3,9%) las regiones en las que más decrecieron. En el lado opuesto, Aragón, Castilla y León (-1,8%), Baleares y Extremadura (-1,9%) registraron los menores descensos.