Compartir

El menor llegaba a la casa cuando escuchó a su madre llorar y los gritos de su pareja. A partir de ahí el niño de 10 años no dudó en acudir a la comisaría ya que temía por un posible maltrato a su
madre. 

La policía de Zamora pudo comprobar que el hombre había agredido a la
mujer y que había quebrantado la orden de alejamiento que pesaba sobre él.  

El hombre fue detenido por la Guardia Civil ante un presunto
delito de violencia de género al quebrantar la orden de alejamiento.