Compartir

El nicho de una supuesta 'niña robada' ha sido inspeccionado para que la familia pudiera comprobar si realmente su hija murió, pero en el lugar de la pequeña, han encontrado el cadáver momificado de un adulto. Los hechos han sucedido en Venta del Moro, una pequeña localidad de la Comunidad Valenciana.

El abogado y presidente de la asociación SOS Bebés Robados, Enrique Vila, ha explicado que ha sido el hermano de la pequeña, supuestamente fallecida a los dos meses de nacer en 1952, el que solicitó la exhumación del cadáver ya que tenía dudas de que su hermana estuviera allí.

Al abrir el nicho familiar se ha demostrado que no había “rastro alguno del bebé y en el ataúd solo se encontraba el cadáver de un hombre que pudo haber fallecido hace setenta u ochenta años”. Este hallazgo dio la razón al hermano de la pequeña y confirmó sus dudas.

La niña fue enterrada en ese cementerio después de que muriera a los dos meses de nacer, según el registro civil, y en el nicho familiar están sus iniciales J.G. El abogado ha comentado: “seguimos preguntándonos dónde están los restos y quién se preocupó de fingir la muerte de la pequeña y la inscribió en el registro civil”.