Compartir

La asignatura de Religión dejará de ser evaluable y no tendrá efectos académicos a la hora de calcular la media del curso, según anunció este miércoles la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, durante su comparecencia ante la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados.

Celaá, que intervino para explicar las principales líneas de actuación de su departamento en la presente legislatura, avanzó además la creación de una nueva asignatura obligatoria en Primaria y Secundaria, denominada Valores Éticos y Cívicos. Esta nueva materia modificará el diseño actual de los currículos de Primaria y ESO, donde los alumnos deben elegir entre Religión o sus asignaturas espejo, Valores Sociales y Culturales en Primaria y Valores Éticos en Secundaria.

La nueva materia se centrará en el estudio de los derechos humanos y de las virtudes de una ciudadanía ética, de acuerdo con la Declaración de París firmada por España en 2015. Así lo explicó la ministra, quien anunció la modificación urgente de varios artículos de la Lomce para llevarlo a cabo.