Compartir

El buen tiempo y los vientos de levante favorecen la aparición de medusas en la costa malagueña. Los invertebrados han invadido las playas que van desde Benálmadena hasta Marbella, según informa el diario 'Sur'.

Jesús Bellido, biólogo del Aula del Mar, asegura que el fenómeno bajará de intensidad gracias al cambio de viento de poniente. La situación ya se manifestó el pasado mes de junio. De momento, se han izado banderas amarillas y en algunas zonas se ha prohibido el baño.

La aplicación Infomedusa, gestionada por la misma Aula del Mar en colaboración con la Diputación Provincial, ofrece información útil sobre los primeros cuidados en caso de picadura de medusa:

– Lavar con agua marina.

– No frotar la picadura.

– Aplicar hielo en la herida, anteriormente cubierto por una tela.

– Desinfectar la herida durante tres días con una frecuencia de dos o tres veces diarias.

– No aplicar amoníaco, vinagre u orines.

– Particular atención a la personas con alergia.

– Acudir al hospital en caso de mareos, náuseas, calambres o vómitos.