Compartir

El tiempo de esta semana será estable en la mayor parte de España, salvo en el norte peninsular, donde lloverá, y las temperaturas tenderán a ir descendiendo ligeramente en amplias zonas excepto en el área mediterránea, donde serán más altas de lo normal para esta época del año, mientras que se esperan noches tropicales (es decir, cuando los termómetros no bajan de los 20 grados) en el sur de la península, el valle del Ebro y las comunidades mediterráneas.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, señaló este lunes a Servimedia que esta semana habrá “temperaturas altas, pero no lo suficientemente altas ni extensas ni duraderas como para hablar de ola de calor”.

No en vano, Del Campo indicó que este “episodio de temperaturas altas” experimentará un “contraste” a partir del miércoles debido a la llegada de una depresión aislada en niveles altos (DANA) por el noroeste peninsular, de manera que los termómetros marcarán desde ese día hasta el final de la semana valores “por encima de lo normal” en las comunidades mediterráneas, en tanto que habrá un “paulatino descenso” en el oeste peninsular.

Así, zonas del suroeste de la península tendrán entre tres y cinco grados menos de lo habitual, mientras que el sureste contará en la segunda mitad de la semana con anomalías térmicas de hasta cinco grados superiores a los normales para esta época del año.

Por otro lado, Del Campo comentó que este martes habrá “alguna tormenta en puntos del noroeste peninsular y Cataluña”, así como calima o polvo en suspensión en Canarias, mientras que el resto del país tendrá tiempo estable.

Las temperaturas de este martes subirán ligeramente en el interior y puntos del nordeste peninsular. Los termómetros reflejarán más de 36 grados en el sur de Cataluña, los valles del Tajo y del Guadalquivir, y medianías de Gran Canaria.

DE MIÉRCOLES A DOMINGO

En cuanto al miércoles, Del Campo subrayó que habrá “un pequeño cambio” debido al acercamiento de una DANA por el noroeste de la península, que dejará “tormentas que pueden ser fuertes y en algunos casos ir acompañadas de granizo” en Galicia, las comunidades cantábricas, el entorno del Sistema Ibérico y los Pirineos. Las temperaturas descenderán ligeramente en la mitad occidental peninsular y serán significativamente altas en el sureste de Castilla-La Mancha.

El jueves será “un día similar” al miércoles, según del Campo, en el sentido de que continuará la inestabilidad atmosférica en el norte de la península y se esperan tormentas en Navarra, País Vasco y el entorno del Sistema Ibérico, en tanto que en la mayor parte del resto del país brillará el sol. Las temperaturas descenderán en Canarias y continuarán siendo altas en el sur y el área mediterránea.

A partir del viernes y hasta el domingo, Del Campo recalcó que podría persistir la inestabilidad en el norte de la península, mientras que las temperaturas ascenderían en la mitad oriental peninsular y en las demás zonas apenas cambiarán.